Selección y uso de Equipos de Protección Individual en Laboratorios

30/04/2013

Los laboratorios son entornos más o menos controlados en los que los usuarios de los mismos están expuestos a diversos tipos de riesgos: exposición a productos químicos, exposición a microorganismos, riesgo de incendio, manipulación de material a presión, etc.

El control de estos riesgos pasa en primer lugar por el cumplimiento de la legislación aplicable, como el RD 379/2001 sobre almacenamiento de productos químicos, el RD 374/2001, sobre la protección de la salud y seguridad de los trabajadores expuestos a agentes químicos, la eliminación del riesgo mediante los procedimientos contemplados en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, etc.

 

Sin embargo, hay situaciones en las que el uso de Equipos de Protección Individual (EPI) se hace necesario. En estos casos, la mayoría de los manuales y guías de seguridad en el laboratorio suelen indicar que se hace necesario el uso de EPI para la protección de las vías respiratorias, ojos y cara, manos y vestuario de protección, sin más especificación que el consabido “adecuado”, es decir, úsense gafas adecuadas, vestuario adecuado, etc. .

En este artículo, pese a que no haremos una aproximación exhaustiva, intentaremos ser algo más precisos a la hora de designar los EPI necesarios para la mayoría de situaciones que podemos encontrar en un laboratorio.